May 2, 2021

Discusión fiscal toma un papel importante en la decisión futura sobre tasas del Emisor

Discusión fiscal toma un papel importante en la decisión futura sobre tasas del Emisor

Por: Alejandro Reyes, BBVA Research 

En una votación dividida, con 6 votos a favor de la estabilidad en tasas y un voto a favor de reducir la tasa de interés en 25pb, la Junta del Banco de la República mantuvo la tasa estable en 1,75%. Se resaltó en primer lugar el desempeño de actividad, la inflación y se introduce más detalle en temas sociales y fiscales.

El comunicado destaca el bajo nivel de la inflación observada a marzo pero resalta que tanto las expectativas de mercado como previsiones del Banco apuntan a una convergencia de la inflación a la meta del 3% en 2021 y 2022.

Se destacó que la inflación ya habría tocado fondo en marzo, y empezaría a subir gradualmente en lo que resta del año.

El personal del Banco revisó, nuevamente, al alza el crecimiento del PIB para 2021 con una expectativa de 6,0% de crecimiento frente al 5,2% anunciado hace un mes y al 4,5% vigente hace un trimestre.

Este mejor crecimiento se sustenta entre otros factores en un mejor desempeño del primer trimestre que lo anticipado y los importantes vientos favorables del entorno externo. Sin embargo, se resalta que la economía enfrenta importantes riesgos hacia adelante, entre ellos los nuevos ciclos de contagio y la incertidumbre fiscal. 

En nuestra expectativa, el mejor desempeño económico y la normalización gradual esperada de la inflación podrían comenzar a inclinar la balanza en favor de un ajuste de su política monetaria. Sin embargo, la economía todavía tiene brechas importantes que debe ajustar y requiere de una recuperación más marcada de la actividad para lograrlo, tal como lo son el alto desempleo o el fuerte incremento de la pobreza. 

Ratificamos nuestra expectativa de estabilidad en tasas de interés hasta el segundo trimestre de 2022. 

Resaltamos el énfasis que hace el Banco en los temas fiscales y en sus efectos sobre la política monetaria. En nuestro escenario base se alcanza un acuerdo fiscal moderado que limitaría el efecto negativo sobre los mercados y actividad, lo que permitiría al Banco mantener su política laxa todavía por un tiempo importante.

En nuestra opinión, no es tan claro que en este contexto se requiera un ajuste acelerado en la tasa de política, pero de materializarse un escenario de mercado menos favorable podría presionarse al Banco a ajustes que limiten su capacidad de apoyar en la recuperación a la economía.

Hacia adelante, será importante evaluar el desarrollo de la discusión fiscal, del entorno externo y de la recuperación de actividad, pues el conjunto de estas tres variables determinarán la gradualidad en el ajuste de la política monetaria a futuro.