May 2, 2021

Estado de excepción

Estado de excepción

Por: Almirante (RA) David René Moreno Moreno

Son varias las amenazas que actualmente se ciernen sobre el pueblo colombiano: además de la pandemia y sus funestas consecuencias, tenemos la afectación a la seguridad ciudadana por parte de la delincuencia organizada, la violencia indiscriminada y el vandalismo criminal que han acompañado a las recientes marchas, la incitación delictiva de seudo políticos de la oposición para afectar la economía, el trabajo, la seguridad y la estabilidad democrática de la nación, pero lo que es peor e inaudito, la ausencia de justicia para castigar a los delincuentes que han sido llevados ante la autoridad por sus actividades fuera de la ley durante estas últimas horas de terror; se ha afectado profundamente la vida de los colombianos.

Aunque un pronunciamiento judicial del Tribunal Administrativo de Cundinamarca ordena aplazar las manifestaciones convocadas para el 28 de abril y el primero de mayo[1], los sindicatos se pasaron por encima de la Ley y salieron a marchar atentando contra la vida de muchas personas y propiciando que se produjeran los robos y la violencia, como ha sido ampliamente divulgado por los medios de comunicación y las redes sociales; si no se respetan las decisiones judiciales y no hay una acción enérgica contra los  infractores, entonces la justicia se desacredita aún más.

Para completar el escenario de la anarquía, un Juez de Bogotá ordenó dejar en libertad a 14 capturados[2] por actos de vandalismo y presuntamente planear actos terroristas para el día del paro; esto confirma la falta de justicia y nos deja totalmente desprotegidos y a merced de los bandidos. De otra parte, un Colectivo de Abogados compulsó copias contra miembros de la Policía Nacional que adelantaron las capturas. No es posible que los delincuentes tengan más derechos que las personas de bien. No hay derecho que la autoridad sea agredida con sevicia por parte de desadaptados sociales y no haya una justicia que haga imperar el estado de derecho.

Acabo de ver un video en las redes sociales donde un grupo de personas informan que efectuaran un paro nacional de taxistas en Bogotá el próximo lunes a partir de las 4 de la mañana, bloqueando totalmente la ciudad; esto no se puede autorizar, pues las personas de bien tienen el derecho de ir a trabajar, ya que el trabajo les da la comida que necesita su familia, las empresas tienen el derecho de laborar, porque esto genera empleo y producción. El exceso de libertades genera caos y afecta la convivencia ciudadana, la violencia no es un derecho; mis derechos llegan hasta donde no se afecten los derechos de mis vecinos.

La Constitución Política de Colombia (CPC) en el artículo 213 autoriza al Presidente de la República para declarar el Estado de Conmoción Interior, cuando exista grave perturbación del orden público que atente contra la estabilidad institucional, la seguridad del estado o la convivencia ciudadana. El orden público está afectado, así como la convivencia ciudadana y los afectarán más los planes de la izquierda recalcitrante que quiere llegar al poder sin importar que le pase al país. El Estado tiene la autoridad legal en las manos para velar por la seguridad y el orden público. En todas estas demostraciones de fuerza y violencia se ven claramente mezcladas las manos sucias de los irresponsables de la oposición que quieren afectar la gobernabilidad del país y la estabilidad del gobierno central.

Señor Presidente, decrete la Conmoción Interior, antes de que los intereses mezquinos y desestabilizadores sigan escalando y afecten más al país próspero y seguro que todos los colombianos queremos.

 

[1] https://www.asuntoslegales.com.co/actualidad/el-tribunal-administrativo-de-cundinamarca-ordeno-aplazar-manifestiaciones-de-manana-3160803. Vanessa Pérez Díaz – vperez@larepublica.com.comartes,27 de abril de 2021

[2] https://www.wradio.com.co/noticias/judicial/juez-deja-en-libertad-a-14-capturados-durante-la-marcha-de-28-de-abril/20210430/nota/4130767.aspx