Feb. 3, 2021

¿Será 2021 un año de ciberseguridad?

¿Será 2021 un año de ciberseguridad?

El surgimiento de la pandemia del COVID-19 ha marcado una importante diferencia en lo que respecta al uso de Internet. Este ha sido usado como un medio para continuar con la realización de labores empresariales y comerciales, tales como ofrecer la prestación de servicios y venta de productos.

A raíz de esta nueva realidad, muchas empresas han adoptado la modalidad de teletrabajo para cumplir con las medidas impuestas en algunos países donde implementaron el confinamiento o incluso para resguardar la salud de los empleados.  

Como consecuencia de ello, el uso de Internet para investigar, comunicarse, trabajar, estudiar, realizar reuniones y conferencias, entre otros, se ha incrementado considerablemente, lo que lleva a plantearse la interrogante de si será el 2021 un año de ciberseguridad.

¿Es necesario hacer énfasis en la ciberseguridad en el año 2021? 

La implementación de teletrabajo o trabajo remoto ha generado importantes cambios paradigmáticos en el ámbito empresarial y laboral en general, ya que existen organizaciones que actualmente siguen trabajando de ese modo u ofreciéndoles a sus empleados la alternativa de trabajar algunos días en casa.

Esto ha propiciado la necesidad de implementar mayores medidas de seguridad digital para proteger información que pudiera ser confidencial o comprometer la integridad de alguna organización o empleado, evitando que tengan el riesgo de ser víctimas de un robo de identidad u otro tipo de delito electrónico.

En este sentido, al usar herramientas de ciberseguridad como las VPN, se puede controlar y evitar que los hackers tengan acceso a los sistemas de información y datos que se manejan en las empresas.

Así pues, en lo que respecta a lo que es una VPN, esta red virtual privada es una de las alternativas más recomendables en materia de ciberseguridad, ya que permite resguardar toda la información a la que se accede, por lo que es ideal para proteger datos de carácter financiero o personal.

La protección de datos en Latinoamérica 

 

El límite entre lo público y lo privado cada día es más estrecho, de manera que los usuarios deberían contar con la adecuada seguridad para poder realizar estas labores mayores riesgos, teniendo la posibilidad de compartir únicamente los datos personales o profesionales que deseen.

Por esta razón, es necesario que las naciones no escatimen esfuerzos e inversiones en materia de ciberseguridad, comenzando por plantear leyes que les garanticen a sus ciudadanos que su información personal va a estar protegida y no será usada sin su autorización.

Existen leyes con las que se busca resguardar la protección de datos personales en diversos países de América como México, Costa Rica, Colombia, Nicaragua, Brasil, República Dominicana, entre otros.

Asimismo, Paraguay y El Salvador poseen leyes especiales que tienen disposiciones acerca de la protección de datos personales, mientras que en Ecuador y El Salvador se están desarrollando proyectos de ley de protección de datos personales.

Al respecto, Valentina Hernández Bauzá expone en una publicación de Sucesos regulatorios en materias de privacidad e internet en Latinoamérica, el hecho de que los países de América Latina han tenido el propósito de ser centros de desarrollo tecnológico.

En las actualizaciones de las normativas, estas naciones se han hecho cargo del tratamiento de los datos personales con base a los estándares internacionales que se han creado para la protección de datos personales, en especial de los europeos.

Esto ha tenido como finalidad promover el desarrollo de actividades comerciales y lograr que organizaciones grandes instalen sus oficinas en estos países latinoamericanos con toda confianza.

La protección de datos en Colombia

En Colombia se han producido diversos conflictos entre el derecho a la libertad de expresión y otros derechos que son esenciales, entre estos el buen nombre y la honra.

Este es un país donde no se cuenta con una regulación integral de Internet. Sin embargo, en el artículo 56 del Plan Nacional de Desarrollo se expone que los prestadores de servicios de Internet no tienen la potestad para bloquear, causar interferencias o discriminar a los usuarios.

Estos tampoco pueden poner restricciones a los derechos que cualquier usuario de Internet pueda tener para usar, enviar, recibir, así como para ofrecer cualquier tipo de aplicación, contenido o servicio que sea ilícito a través de internet.

Conclusión

En el 2021 se requiere implementar nuevas medidas y tecnologías para resguardar la información digital de las empresas, usuarios y gobiernos. Por este motivo, hay que trabajar para asegurarles que podrán usar Internet para llevar a cabo diferentes tareas cotidianas de un modo seguro.

Estas medidas de ciberseguridad son especialmente necesarias en compañías y organizaciones, debido a que de ese modo se va a garantizar que haya más protección de todos los datos empleados en el trabajo colaborativo con la finalidad de cumplir con las diversas tareas asignadas de una forma eficiente e innovadora.