Feb. 26, 2021

Reporte Económico

El deterioro de la cartera del sistema financiero colombiano obligará a los bancos a retener utilidades por encima de lo esperado.
Las mujeres siguen siendo las grandes víctimas de la pérdida de empleo por efecto del Coronavirus y las decisiones...


El deterioro de la cartera del sistema financiero colombiano obligará a los bancos a retener utilidades por encima de lo esperado.
Las mujeres siguen siendo las grandes víctimas de la pérdida de empleo por efecto del Coronavirus y las decisiones equivocadas de algunas autoridades.

Análisis del BBVA Research

En Vivo: lunes a viernes 7:30 am de Bogotá, Colombia

Telegram: https://t.me/libretadeapuntesnoticias

Transcript

La banca que opera en Colombia retendrá cerca de un 68% de las utilidades que generaron en 2020 para fortalecer su patrimonio, ante la expectativa de que continúe el deterioro de la cartera de préstamos este año en medio de la debilidad de la economía, dijo el viernes el regulador del sector.

Las ganancias de los establecimientos de crédito se desplomaron un 55,3% el año pasado a 6,1 billones de pesos (1.700 millones de dólares), debido a las provisiones que debieron realizar los bancos para enfrentar el crecimiento de la cartera vencida.

El saldo en mora mayor a 30 días de créditos de personas y empresas durante 2020 se situó por encima del promedio de la última década y alcanzó 26,5 billones de pesos, equivalente a un 5,4% del total de la cartera del sistema financiero , principalmente por un mayor deterioro de los préstamos de consumo, una tendencia que se extendería en el primer semestre de este año.

«No va a ser un año fácil en términos de revelación del riesgo, seguirá deteriorándose la cartera y es apenas natural que esto suceda en la medida en que hay un rezago entre el comportamiento de la economía y el comportamiento de la atención de las obligaciones», dijo Jorge Castaño, jefe de la Superintendencia Financiera colombiana.

«Mientras no tengamos la certeza de cómo se va a mover hacia futuro, lo prudente indica en este momento que no distribuyan esos dividendos, dejen esos dineros dentro de la entidad para que si tienen una pérdida no esperada la puedan soportar», agregó, refiriéndose a la retención de las ganancias para capitalizar a los bancos.

Tras el estallido de la pandemia, las entidades financieras irrigaron con el apoyo del Banco Central y el Gobierno créditos para garantizar la liquidez a personas y empresas, en medio de la semiparálisis de la economía, que derivó en un repunte del desempleo y el cierre de negocios.

Castaño destacó el nivel de provisiones con el que cerró la banca el año pasado, de 39,7 billones de pesos, superior al nivel de cartera vencida, con lo que resaltó la solvencia del sector.

«Ahora que estamos pensando todos con la esperanza y la ilusión de que vaya avanzando el programa de vacunación, cuando todos queremos retornar rápidamente a nuestras actividades, qué bueno que el sistema financiero sea parte de la solución y no parte del problema y pueda seguir generando flujo de crédito a la economía», dijo, aunque enfatizó en que hay que mantener la cautela.

«Hay mucha incertidumbre, el 2021 sigue siendo año exigente para el sistema financiero, para nosotros necesariamente la prudencialidad debe marcar todos los pasos hacia adelante», concluyó

-------

BOGOTÁ, 26 feb (Reuters) – El desempleo en Colombia aumentó en enero, en medio de las nuevas medidas de confinamiento y de las restricciones comerciales que se dieron a comienzos del año por un repunte en los contagios de coronavirus, informó el viernes el Departamento Nacional de Estadísticas (DANE).

La tasa de desempleo urbano en el primer mes se ubicó en un 19,5%, superior al 12,9% en enero de 2020, así como al 15,6% en diciembre pasado.

En una medición más amplia pero menos referenciada por el mercado, el desempleo nacional repuntó a un 17,3%, desde el 13% en enero de 2020 y el 13,4% en diciembre.

En el primer mes se contabilizaron a nivel nacional 19,9 millones de personas empleadas y 4,16 millones de desocupados.

De acuerdo con el DANE, 1,57 millones de personas perdieron sus puestos de trabajo en enero, la mayoría en la industria manufacturera, en actividades artísticas y de entretenimiento, así como en los servicios de alojamiento y servicios de comida.

Las autoridades de las principales ciudades del país decretaron entre finales de diciembre y enero confinamientos sectorizados, toques de queda y restricciones a los compradores para tratar de contener la segunda ola de coronavirus en la cuarta economía de América Latina.

La tasa de ocupación en las zonas urbanas -en donde se concentran alrededor de dos tercios de los puestos de trabajo formal- disminuyó a un 51,1% en enero, desde el 57,2% en igual mes del año previo.

En tanto, la tasa global de participación, que contabiliza a las personas que tienen trabajo más las que están en busca de él, bajó a un 63,4% desde un 65,6% en el primer mes de 2020.

La ciudad más afectada por el desempleo fue Bogotá, con una tasa de desocupación de 21,6%, en donde se perdieron 993.000 puestos de trabajo, precisó el DANE.

El Gobierno proyecta una expansión de la economía de un 5% para este año, frente a una contracción de 6,8% en 2020.

--------

Por Nelson Bocanegra 

BOGOTÁ, 26 feb (Reuters) – La inflación en Colombia marcaría un nuevo descenso en febrero, con bajas presiones sobre los precios debido al aún débil consumo doméstico, lo que refuerza las expectativas de estabilidad en las tasas de interés por un tiempo prolongado, reveló el viernes un sondeo de Reuters.

Según la mediana de la consulta entre 17 analistas, el país alcanzaría una inflación de 0,51% en febrero, inferior al 0,67% que marcó en igual mes del año pasado, justo antes de que estallara la pandemia de coronavirus.

Las proyecciones fluctuaron entre un 0,42% y 0,63%.

Las presiones al alza estarían a cargo de los precios de los sectores de educación, así como de vivienda y alojamiento, en tanto que la mayoría de los demás rubros continuarían con variaciones moderadas, consideraron los analistas.

De cumplirse la proyección, el indicador anual se situaría en un 1,44%, inferior al 1,60% que registró hasta enero.

«La inflación va a seguir bajando de aquí hasta que se acabe el primer trimestre y después vamos a ver un repunte que está explicado principalmente por unos efectos base negativos que vinieron del año pasado por la pandemia, en temas como (tarifas) de energía y de corrección de algunas rebajas de impuestos que decretó el Gobierno el año pasado », dijo Andrés Pardo, jefe de estrategia para América Latina de XP Investments.